Arc de triomf

343/365 – Dimensiones.

By Carlos Salvador, 27 febrero, 2017

El invierno trastabilla y da sus últimos manotazos de ahogado. Hay que tenerle respeto, pero cada vez más gente anda en bicicleta. Tanta que algunas calles colapsan. Más cuando la ciudad acoge el Mobile World Congress.

Opté por usar caminos diferentes, no me importaba mucho el tiempo. En todo caso sí, lo hice para no perder tiempo con un montón de gente que no conozco. Di unas vueltas y terminé en el Passatge de Lluis Companys. A mi espalda quedaba el castillo de los tres dragones y el parque de la Ciutadella. Delante el Arc de Triomf.

No podía detenerme a contemplar lo que ya he visto y que tanto me gusta. Debía seguir. Iba por el medio del paseo esquivando personas y mascotas. Mis ojos veían el Arco. Pensaba lo mismo de siempre y en parte eso se lo debo al José Ruano. Imagino que al pasar por debajo del monumento mi vida cambia. Siento que el que entra, no es el mismo que sale. Muchas veces pido deseos y cierro los ojos. Hoy no fue la excepción. Pero en el medio del Arco, cuando la luz no enceguece, me di cuenta que el deseo está próximo a cumplirse. Estoy terminando de escribir todos los días. Un año entero. Es un sueño casi cumplido.

Siempre sale otro. Durante todo el camino hasta llegar al Passeig de Gracia pensé qué haré el día después. Por lo pronto, seguir escribiendo.

¿Qué pensás?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *