El nombre propio. – Agustina Alonso

By Carlos Salvador, 2 junio, 2016

Un poco persuadida a buscar inspiración por el Carlitos para compartir un escrito, aquí estoy. Vamos a ponerlo más poético y decir que esta lluvia parisina que vino hace tiempo a instalarse en Mendoroga me ha inspirado… Pero en verdad es un regalo para él, porque comencé a seguirlo matinalmente en este lado del mundo, porque acompaña mis matecitos con sus historias tan amables, porque me hace viajar con él y me transporta al Mediterráneo una y mil veces, y es como volver a estar ahí. (Próximo destino Costa Azul, espero, tal vez, ojalá que sí. Es que azul y verde son mis colores preferidísimos).

Retomo -perdón que divago-. Entonces, según el requisito de este bonito juego literario tengo que brindar algo fresco, del día. ¿Y qué mejor que palindromar? Que es de las cosas que más me gustan… Ah, también los anagramas. ¡Sí que sí! Pucha, pero justo hoy no me viene a la mente ninguno lúdico para publicar… ¡Qué lindo escribir uno con “lluvia”! Lluvia es una palabra difícil para hacer un palíndromo, tiene “u” y “ll”. ¿Saben que me relamo cuando me sale uno con palabras difíciles? Así como este, miren: “eso, rudo cínico, duro sé”. Tiene “rudo” y tiene “cínico”, mmm baba.

Bueno, pero gracias a palíndromos y a anagramas, puedo pasar a comentar algo más personal y como para ir cerrando mi colaboración del día de la fecha…

Desde pequeña noté que una variante anagrámica de Agustina es angustia. Qué palabra de mierda. Jamás me sentí identificada con esa palabra, tal vez asumí que era parte de mí, tenía que serlo porque ahí estaba, qué sé yo (el que sabe es papi Freud). Pero con el pasar del tiempo, fui descubriendo que Agustina me remitía siempre a “sugus”, la marca de los caramelos (me río sola cada vez que lo pienso), y que forma otros anagramas muy simpáticos y ñoños como “gusanita” o uno más barrial como “agitas un”, o uno que me encanta y que es “antiguas” (ese me lleva a rincones remotos, ancestrales, de esos repletos de sabiduría).

Yo los interpelo, dejo en sus manos las interpretaciones más profundas, los sesudos juicios de valor, las reflexiones internas, pero así, acá, hoy y muy ultramaniqueamente, concluyo: ¡hay que cagarse de risa del propio nombre, de una misma, de todo, de [email protected] y con [email protected]! Salud 🙂

 

Escrito por Agustina Alonso el primero de Junio de 2016, publicado el 2, porque Agustín llegó primero. Muchas gracias Agus.

4 Comments

  1. Gini Palero dice:

    Muy bueno! (Y Agustina y Agustín!)

  2. Agus dice:

    Muchas gracias, gini!!! tu nombre es muy lindo 🙂

  3. El Losval dice:

    El mismo comentario iba a hacer yo! Agustín llegó justo antes que Agustina, qué coincidencia.

  4. Marina G dice:

    Me encantó Agustina!!! Encanto de “Sugus” y antigua amistad !!!!

¿Qué pensás?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *